Comportamiento en caso de accidente de tráfico: ¿Cómo debo actuar?

Tras un accidente de tráfico puede haber personas con graves lesiones y que incluso estén en peligro de muerte. Para salvar el mayor número posible de vidas y reducir los daños, los auxiliadores deben ser capaces de actuar de manera rápida y eficaz.

Los minutos posteriores al accidente son vitales para las víctimas. Es fundamental saber actuar correctamente para ayudar y no agravar más la situación.

¿Qué hacer y cómo actuar frente un accidente de tráfico?

Son muchas las veces que nos hemos preguntado cómo debemos actuar en caso de tener un accidente. Y es que llegado el momento, el miedo o la impresión puede hacernos tomar decisiones inadecuadas.

Tenemos que saber que tras un accidente, hay tres momentos en los que la vida de la victima se encuentra en grave peligro:

  • El primer momento: tiene lugar en los primeros segundos o minutos después del accidente (muerte inmediata).
  • El segundo momento: se sitúa entre la primera o segunda hora tras el accidente, tiempo en el que suele suceder el 75% de los fallecimientos. En esta fase, las maniobras de primeros auxilios o reanimación y estabilización son de máximo beneficio para las víctimas. A este periodo se le llama “hora de oro”.
  • El último momento: puede ocurrir que una o dos semanas después del accidente se produzca la muerte tardía de la víctima.

Tiene que quedarnos claro que:

  • Cualquier persona que esté implicada en un accidente de tráfico, lo presencie o tenga conocimiento de él, tiene la obligación de auxiliar o solicitar auxilio para atender a las víctimas (si las hubiera).
  • Prestar su colaboración para evitar mayores daños.
  • Ayudar a restablecer en medida de lo posible, la seguridad de la circulación.
  • Contribuir con los agentes para el esclarecimiento de los hechos.
  • Comunicar su identidad a otras personas implicadas en el accidente si se lo pidiesen.

Omisión del deber de socorro: ¿Qué es?

La omisión de socorro es un delito tipificado por el Código Penal que puede castigarse incluso con la cárcel.

Puede incurrir en el delito de omisión del deber de socorro:

  • La persona que no socorra a las víctimas de un accidente, ocasionado o no por él, pudiendo hacerlo sin sufrir ningún riesgo propio.
  • La persona que no pide auxilio para las víctimas, cuando él mismo no puede prestarlo.
  • La persona que se da a la fuga, siendo el causante del accidente.

La regla PAS: ¿Qué significa?

Un comportamiento correcto en los 10 minutos posteriores al accidente es de vital importancia porque permite:

  • Salvar vidas.
  • Evitar otro accidente.
  • Disminuir o, incluso, evitar posibles daños o lesiones secundarias.
  • Reducir daños materiales.

Por lo tanto, para actuar de manera apropiada en un accidente tan solo es necesario seguir la pauta de actuación que queda resumida en la denominada regla PAS: Proteger, avisar y socorrer.

Proteger

Lo primero que debemos tener en cuenta si nos vemos envueltos en un accidente de tráfico son las siguientes premisas:

  • Protegernos a nosotros mismos. No debemos de exponernos a peligros innecesarios ni arriesgarnos a sufrir un accidente.
  • Proteger el lugar del accidente. Para ello, tenemos que señalizarlos adecuadamente, así lo haremos visible y evitaremos que se produzcan nuevos accidentes. Además, favorecerá a que la asistencia llegue de manera rápida y eficaz.
  • Proteger a las víctimas.

Por otra parte, independientemente de estar o no involucrado en los hechos, deberás seguir los siguientes pasos:

  • Ante todo, mantener la calma.
  • Detener y estacionar tu vehículo cuanto antes en un lugar seguro, para no crear un nuevo peligro para la circulación. A ser posible, fuera de la vía y con las luces de emergencia encendidas.
  • Ponte el chaleco reflectante antes de salir de tu vehículo.
  • Hazte una idea de la gravedad de las consecuencias y prioriza tu atención a quién más la necesite.
  • No fumar ni encender ningún tipo de fuego (cerillas, mecheros…) en las proximidades del accidente.
  • En los accidentes en los que haya resultado alguna persona muerta o gravemente herida, se deberá evitar la modificación del estado de las cosas y de las huellas u otras pruebas que puedan ser útiles.

Avisar

Una vez asegurada a la zona del accidente y antes de pedir auxilio hay que intentar hacer una rápida composición del lugar, recabando información acerca de lo que ha pasado. Tenemos que facilitar el trabajo a los servicios de emergencia.

Será obligatorio avisar a los agentes si una persona implicada en el accidente lo solicita, aunque no hay heridos.

Para pedir ayuda debes llamar al servicio de emergencias, el número 112, que funciona incluso sin cobertura.

Socorrer

El auxilio debe realizarse de forma rápida y no dejando solos a los heridos o víctimas. Además debemos de ir vigilando su estado y evolución.

Es muy importante tener claro que, si dudamos, lo mejor es abstenerse a la hora de actuar sobre los heridos para no producirles daños más graves y colaborar de otra forma, como por ejemplo, dando apoyo emocional o tranquilizando a las víctimas con la pronta llegada d ellos servicios de emergencia.

Primeros auxilios en caso de accidente: ¿Cómo proceder?

Aunque podamos prestar nuestra ayuda a los heridos o víctimas, debemos tener claro que no somos expertos a la hora de enfrentarnos a este tipo de situaciones, por eso, podemos sentirnos vulnerables a la hora de proceder cuando estamos involucrados en un accidente o somos testigo de él.

Pero, hay unas normas generales que nos ayudaran si estamos ante un panorama así:

  • No tenemos que mover a los heridos, especialmente en el eje: cabeza-cuello-tronco, y evitar que camine. Como excepción, moverlos para su reanimación o para su seguridad.
  • Mantener el cuello protegido en todo momento ante posibles movimientos bruscos. Si la víctima se encuentra inconsciente, podemos sospechar de una lesión vertebral medular. A falta de un collarín, podemos colocarle ropa o arena (si hubiera) a los lados del cuello, nunca debajo.
  • No mover las extremidades cuando estén fracturadas.
  • Aflojar las prendas que les opriman, liberando el tórax, abdomen y extremidades. Si es preciso, córtalas y así evitarás mover al herido.
  • Si el herido lleva casco, no quitarlo bajo ningún concepto, salvo que, de no hacerlo, peligre su vida.
  • No dar a los heridos medicamentos, alimentos ni bebidas.
  • No tocar las heridas, evitarás posibles infecciones. A excepción de que tengas que contener una hemorragia.
  • No aplicar pomadas ni alcohol.
  • Tapar con lo que se tenga (mantas o ropa) a los accidentados. Mantendrás su temperatura corporal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.